Mensaje para hoy

DESAFÍO: CONFIAR EN DIOS PORQUE ES NUESTRA AYUDA Y NUESTRO ESCUDO

LEAMOS HOY 27 DE MAYO SALMOS 115.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; Él es vuestra ayuda y vuestro escudo.  (Ver. 13).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 115.-

El Salmo 115 es litúrgico y probablemente era cantado antifonalmente por distintos grupos de levitas. Este salmo es una petición sacerdotal pidiendo la bendición del Señor por la comunidad que le teme al Señor. El Salmo tiene tres secciones: Una introducción en la cual la comunidad habla de las misericordias benévolas de Dios; 2) confesión de confianza y solicitud de bendición; 3) los fieles anticipan alabanza eterna a su Dios soberano que ahora comenzará su bendición sobre ellos. Analicemos tres frases: 1) CONFIAD EN DIOS.- Apropiémonos de esta promesa bíblica: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”; 2) ÉL ES VUESTRA AYUDA.- Cuando sintamos que nuestras fuerzas humanos se agotaron, o cuando experimentemos que no tenemos ninguna salida y estamos por desanimarnos, elevemos nuestras oraciones a Dios para recibir ayuda oportuna; 3)  ÉL ES VUESTRO ESCUDO.- En la antigüedad, el escudo era un arma defensiva segura contra los ataques de los enemigos, las flechas o espada no podían atravesar un escudo; de la misma manera, en la actualidad, Dios es nuestro escudo para protegernos de todo mal, y por último es nuestro escudo para librarnos de la muerte eterna.

CITA SELECTA.-

“Estoy muy agradecida porque en esta oportunidad podemos apartar nuestras mentes de las dificultades que nos rodean y de la opresión que sobrecogerá al pueblo de Dios, para contemplar la luz y el poder celestiales. Si nos colocamos del lado de Dios, de Cristo y de las inteligencias celestiales, quedaremos cubiertos por el amplio escudo de la omnipotencia; el poderoso Dios de Israel es nuestro ayudador; por lo tanto no necesitamos temer. Los que tocan al pueblo de Dios, tocan la pupila de su ojo”

(MS 2:429).

OREMOS:

DIOS NUESTRO. TE AGRADECEMOS PORQUE SOMOS OBJETOS DE TUS CUIDADOS INMERECIDOS. AUMÉNTANOS LA FE PARA CONFIAR EN TU PODER. QUE SINTAMOS TU AYUDA Y COMPAÑÍA EN ESTOS DÍAS DIFÍCILES. PROTÉGENOS Y QUE SEAS NUESTROS ESCUDO. POR JESÚS, AMÉN. 


Este articulo ha sido leído​ (109) veces